AMIGOS IMAGINARIOS

jueves, 20 de noviembre de 2014

  Entre los 2-3 años pueden surgir los "amigos imaginarios".  A esta edad los niños ya tienen un lenguaje lo suficiente desarrollado para manifestar la existencia de estos amigos inventados.  En esta edad el pensamiento de los peques se caracteriza por ser un pensamiento mágico, en la que realidad y fantasía suelen estar muy relacionados. A los 7-8 años, los niños dejan de tener este tipo de fantasías ya que su pensamiento es ya más lógico, racional, deductivo y objetivo que en etapas anteriores.


¿Por qué surgen los amigos imaginarios en la infancia?

  No existe un motivo concreto. Estos amigos surgen de manera espontánea, y su aparición en esta edad se relaciona con la creatividad del niño y una alta sensibilidad del peque.

No son indicativo de ningún problema, no os asustéis, son producto del desarrollo normal del niño.

¿Para qué sirve entonces un amigo imaginario?

  Los amigos imaginarios tienen una función en el desarrollo emocional y social de los niños.  Este amigo les sirve de canal para liberar sus sentimientos, tanto positivos como negativos.  El niño le puede atribuir emociones propias al amigo para expresarlas y liberarlas. También, los niños proyectan sus conflictos y miedos en el amigo imaginario, ante situaciones complicadas pueden expresar su temor a través del amigo imaginario.

   Del mismo modo, el amigo imaginario sirve para que el niño ensaye conductas de interacción social a modo de juego, que luego podrá aplicar con sus amigos reales. Así, el niño puede negociar, llegar a acuerdos, ceder o imponerse a su amigo imaginario.

    Por otra parte, aunque el amigo imaginario os parezca gracioso, no debéis participar, estimular y mucho menos reprimir a vuestro hijo/a para que sigan jugando y conversando con su amigo. Si vuestro hijo/a tiene un amigo imaginario, observarlo/a discretamente, para saber de sus conversaciones con el amigo, descubrir si el niño/a tiene alguna necesidad o deseo urgente y saber si el amigo/a es bueno/a o malo/a. Esta observación os puede ayudar a conocer mejor a vuestro/a hijo/a.

   También es importante que no le regañéis por este comportamiento, lo único que conseguiréis es que deje de charlar con su amigo imaginario delante vuestra. Hay que aceptar esta etapa como parte del desarrollo normal de vuestro/a hijo/a.

    En una situación extrema cuando los papis notéis que vuestro/a hijo/a se aferra al amigo imaginario hasta  tal punto que lo impida cumplir con sus tareas y compromisos cotidianos o que ya no quiere tener amigos reales para jugar y relacionarse, debéis actuar. Si también observáis que vuestro  hijo se ha vuelto retraído o ha adquirido comportamiento agresivo a causa de un amigo imaginario violento,  buscar ayuda y apoyo de un especialista ya que estas situaciones podrían generar otros problemas en edades más avanzadas.

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales! 

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.


2 comentarios:

  1. Yo tenía dos de pequeña, pero no recuerdo mucho solo lo que mi madre me cuenta. Es algo muy curioso la verdad, Vikingo de momento tiene un muñeco de apego ya veremos cuando crezca un poco más. Besos.

    ResponderEliminar

¡Me encantan tus comentarios! ♥Gracias por dejarlos♥