Beneficios de la Natación Infantil

lunes, 29 de junio de 2015

El verano ya está aquí y es el momento de unas merecidas vacaciones, hacer las maletas e ir de viaje a la playa o la montaña para desconectar. 

Si habéis decido ir a un destino de mar y piscina, es muy recomendable que los peques de la casa, hayan empezado a tomar contacto con las piscinas y la natación. Un peque que sepa desenvolverse en el agua es una tranquilidad para la familia, si en un momento de despiste, el peque se aleja de nuestro lado y se aventura solito a ir a la piscina o a acercarse hasta ella. 


Beneficios de la natacion infantil 
 
    
La natación infantil trae muchos beneficios para los niños y bebés, además de ser una actividad que les suele gustar, más aún cuando se dan un chapuzón con mami, papi o los dos a la vez.

Es muy beneficioso para el peque empezar antes de los 6 meses su contacto con el agua en una piscina, ya que es cuando el bebé mejor se puede adaptar a este medio. 

El papi o la mami le pueden hacer zambullidas y flotar fácilmente. De esta manera logrará en poco tiempo una independencia en el agua. 

Si vamos a clases con un monitor especializado en natación para bebés, nos indicarán los ejercicios y los tiempos que los bebés deben estar en la piscina para que empiecen a disfrutar de esta actividad.




      En cuanto a los beneficios de la natación para los bebés:

  • Desarrolla sus capacidades sensoriales y psicomotrices.
  • Beneficia su coordinación muscular.
  • Favorece su alineación postural.
  • Mejora su condición cardiovascular, y por tanto, la resistencia del bebé.
  • Incrementa la fuerza gracias a los ejercicios musculares, favoreciendo que se produzca un temprano desarrollo de habilidades motrices tales como gatear o caminar.

Si el peque es más grandecito, dos o tres años, la natación se caracteriza por ser una actividad deportiva muy completa, con este deporte se trabajan y ejercitan los músculos, la coordinación motora y el sistema circulatorio y respiratorio y se contribuye en el desarrollo de la independencia y la autoconfianza del niño.

Si no es muy amigo del agua y de las piscinas, hay que empezar por ir poco a poco, sin obligarle, invitándole con juegos y si ve que los papis disfrutan y se lo pasan bien, puede animarse a entrar en el agua. 

Podemos empezar en una piscina pequeñita para los peques, metiendo los pies para que vaya acostumbrándose al agua y con juegos. Poco a poco puede tener ganas de meterse del todo en la piscina pequeña y luego con papi y mami pasar a la grande. 


Si optáis por enseñar vosotros mismos a nadar a vuestro hijo aquí van unas recomendaciones:

  • Es importante mostrarnos seguros ante el niño, evitar frases del tipo “así no que te puedes ahogar”, mejor decir, “esto es mejor para nadar más rápido”, que no sienta miedo al agua.
  • Entre juego y juego, le cogéis de las manos y le podéis decir que empiece a patalear fuerte como si sus pies fuesen el motor que mueve un barco. Le podéis soltar las manos poco a poco, dejando que flote unos segundo él solito. Si no quiere soltarse, le seguiremos sujetando las manos hasta que él mismo nos pida que le soltemos.
  • Debéis usar vuestra creatividad e imaginación para hacer juegos con el peque en el agua, para que vaya cogiendo confianza.
  • Una vez que ya ha conseguido flotar por si mismo, hay que estimularlo animándole a que nade cada vez a distancias más lejanas, de forma espontánea y sin seguir técnicas, como él pueda. Puedes ponerte un poco retirado y decirle que tiene que llegar hasta a ti. Si ves que es muy lejos, acércate un poco más.
  • Felicitarle, pero sin pasaros, cada que le veáis con más confianza y seguro en el agua. 



En cuanto a los beneficios de la natación para los niños más grandecillos:

  • La personalidad se asienta de forma más fuerte.
  • Deja de lado el egocentrismo.
  • Fortifica la musculatura.
  • Tiende a ensanchar las espaldas a la altura de los hombros.
  • Para niños agresivos, los vuelve más tranquilos.
  • Aumenta la capacidad cardíaca.
  • Ayuda a la estabilización en los niños.
  • Las articulaciones tienen más movilidad.
  • La inteligencia se agudiza.
  • El sueño es más tranquilo y profundo.
  • Desarrolla la estabilidad emocional.
  • Aumenta la autoconfianza y por lo tanto autoestima.
  • Mejora la relación entre padre e hijo.
  • Inculca la disciplina. 
  • Desarrollan las normas de convivencia.
  • Aceptan las reglas y los límites con más naturalidad.
  • Aceptan los fracasos.
Si por otro lado, preferís llevar a vuestro hijo a clases de natación y que le enseñe un monitor, también aprenderá a nadar y hará nuevos amigos en las clases aparte de pasarlo súper bien.


Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales! 

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Me encantan tus comentarios! ♥Gracias por dejarlos♥