Cómo Organizar la Post Mudanza y Evitar que las Cajas se Apoderen de tu Casa

miércoles, 22 de marzo de 2017


Por fin has tomado la decisión de cambiarte de casa, has preparado con mimo toda la mudanza, y ahora tu casa nueva está llena de cajas por todos lados.

Ahora toca hacer la post-mudanza, sacar todo de las cajas y ponerlo en el lugar más adecuado.

Si has sido organizada, no te costará encontrar las tazas del desayuno, o la camiseta que te apetece ponerte mañana, o el peluche de apego de tus peques.

Pero aún así, sientes que sólo hay cajas por todos lados y que no vas a conseguir deshacerte de ellas nunca.

Lo primero de todo, no te agobies. El estrés sólo te va a palarizar y no te va a dejar pensar con claridad.

Ya verás como no es tan complicado. Vamos paso a paso. Despacito y con buena letra.

Las Mudanzas, una Nueva Oportunidad


Las mudanzas son la ocasión perfecta de eliminar todo aquello que te sobra y que muchas veces no sabías ni que tenías. 

Cuando empiezas a hacer cajas, te das cuenta de la cantidad de cosas que has acumulado, y empiezas a eliminar aquello que no quieres llevarte a la nueva casa.

Al final mudarse, significa empezar una nueva vida.
Liberarte de cosas acumuladas en el pasado, te ayuda a progresar y afrontar la nueva vida con ilusión y sin cargas del pasado.
Identifica cada caja para saber cuáles hay que deshacer antes


Aún habiéndote deshecho de muchas de tus pertenencias, has llenado más cajas de las que pensabas.

Y ahora en el lugar donde debería estar tu bonita mesa de centro, sólo tienes cajas por todos lados.

¡Es hora de abrirlas y guardar lo que contienen en su interior!

Para ello lo mejor es que identifiques las cajas que contienen lo que necesitas inmediatamente y ponles una marca (por ejemplo una pegatina verde).

Luego pon otra marca (pegatina naranja) a las cajas que contienen lo que vas a necesitar a medio plazo.

Por último, identifica con una tercera marca (pegatina roja) las que contienen cosas que no importa que tardes más en guardarlas.

Informa a toda la familia de lo que significa cada marca, para que todo el mundo sepa cuáles son las cajas que antes hay que deshacer.

Planifícate y ve deshaciendo cajas poco a poco


Ahora que tienes todas las cajas marcadas según su orden de prioridad para ser abiertas, te va a ser mucho más fácil saber por dónde empezar. 

Así que ponte un objetivo realista del número de cajas que vas a deshacer cada día. 

Si es demasiado ambicioso, te vas a dar la paliza y quizá no lo consigas. Lo que hará que abandones la operación post-mudanza.

Es mejor que te quedes corta, y te animes a deshacer unas cajas más ese día. Ésto también te ayudará a saber cuántas cajas eres capaz de abrir al día y ajustar tu objetivo.

También debes ponerte un objetivo final, es decir, el tiempo en el que deberías tener todo lo que hay en el interior de las cajas recogido y organizado en tu nuevo hogar.

¡Manos a la obra!


Hasta ahora sólo has pensado en cómo afrontar la apertura de cajas. 

Ahora toca ponerse a hacer el trabajo sucio.

Pon un poco de musiquita que te anime y ¡empezamos!

Cada vez que abras una caja, piensa en cómo y dónde vas a guardar lo que contiene en su interior. 

¿Dónde lo Guardo?

Piensa en dónde y cómo la vas a utilizar, y eso te dará la respuesta de cuál es el mejor lugar para guardarlo. 

Lo que uses con más frecuencia, deberás de tenerlo muy a mano. Así que no pongas en un altillo o debajo de la cama lo que uses a diario.

¿Cómo lo Guardo?

Piensa siempre en que debe quedar a la vista, que te sea fácil cogerlo y volverlo a dejar sin desorganizar nada y que respete la forma original de ese utensilio o prenda. 

No te olvides de:

1. Doblar en vertical, aquellas prendas que puedas guardar en cajones, cajas o cestas. 

2. Usar las perchas adecuadas para cada tipo de prenda.

3. Utilizar el espacio en vertical y no sólo en horizontal.

4. Poner primero lo que antes caduca (para la despensa o el frigorífico)

5. Sacar el máximo partido a cada rincón de tu casa.

Has Trabajado Duro, te Mereces una Recompensa


Tanto la mudanza como la post-mudanza, son trabajos duros tanto físicos como psíquicos

Así que ya que has terminado, prémiate con algo que te apetezca mucho, como tu bebida favorita, un baño con espuma y velas, un rato en el sofá leyendo tu libro favorito.

TU TURNO: Cuéntame cuál ha sido el momento más duro de la post-mudanza y con qué te has premiado (soy masoca, quiero que me des mucha envidia)

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Me encantan tus comentarios! ♥Gracias por dejarlos♥