Organización Casa julio 20, 2016

Organizando la Cocina: Limpia y Elimina


Dime que no soy la única loca que aprovecha para hacer limpieza general en casa en verano y Navidad.

No es que sea masoca, pero es que es cuando tengo más tiempo porque sólo trabajo por la mañana y las niñas se van a pasar unos días con los abuelos. Así que tengo las tardes para dedicarlas a estos menesteres.

Y para rizar más el rizo, he empezado por la cocina, ¿quién da más?

Pues aprovechando que para limpiar por dentro los armarios y cajones, hay que sacar todo lo que hay en su interior, hago un dos por uno y me dedico a ver de qué puedo deshacerme. 
Me sorprendo de la cantidad de cosas que podemos almacenar y que tenemos repetidas pero en diferente material o color. 

Fuentes y más fuentes

Y no me refiero a las fuentes de agua, que con este calor a más de una nos gustaría tener una en nuestra cocina para refrescarnos mientras cocinamos. 

Fuentes de horno de barro, de cristal, de metal, redondas, cuadradas, alargadas, ovaladas, más grandes, más pequeñas, las que hemos comprado, las que hemos heredado, las que nos venían con el paquete de gulas...

¿Cuántos tipos de fuentes existen? Pues seguro que tienes uno de cada tipo, por lo menos. 

¿No crees que va siendo hora de deshacerte de unas cuantas?

Ensaladeras, bandejas, y demás

Vale que cuando tengas visitas quieras sacar la ensalada en una ensaladera bonita y con unos cubiertos apropiados para servirla. 

Pero, ¿de verdad necesitas tener 4 ensaladeras distintas?

O tienes un casoplón al que poder invitar a gente como para una boda, y por tanto tienes espacio suficiente para guardar 4 ensaladeras más sus cubiertos, o yo creo que con que te quedes con un par es más que suficiente.

Una para el día a día y otra para ocasiones especiales.

Material infantil

Sé que da pena deshacerse de los biberones, tetinas, tarros, y demás artilugios que usaban tus hijos cuando eran más pequeños.

Pero si ya no los utilizas y no tienes pensado aumentar la familia, te recomiendo que te deshagas de ellos o se los des a alguien que pueda necesitarlos. 

Te aseguro que puedes llegar a liberar hasta un estante completo de tus armarios (lo acabo de vivir en carne propia).

Tienes una cocina, no una barra de bar

La pregunta del millón, ¿cuántas botellas de licor tienes guardadas? 

Vale, ¿y cuántas de ellas no has usado en tu vida? El tequila que te trajiste de México, el Pisco Sur de Perú, etc., etc. 

Igual hasta alguna ya se ha caducado y todo.

Hazte un favor, y las que no uses, ni vayas a usar, llévalas al contenedor verde.

Utiliza el espacio que has ganado como despensa de productos que si usas habitualmente. 

Tarros de cristal y para postres caseros

Puede ser que te guste hacer tomate casero o mermeladas o atún en aceite...

Si es el caso, pon los botes de cristal en una caja de cartón y guárdalos todos ahí.

No te olvides de etiquetar la caja para saber lo que hay en su interior y evitar volverte loca buscando los botes.

Y si es posible, baja la caja al trastero hasta que los vuelvas a necesitar. 

Si no tienes trastero, el ponerlos en una caja, hará que ocupen un espacio más definido.

Ahora el segundo caso...

Si no sueles embotar nada, ¿para qué quieres guardar tantos botes? 

No hace falta que te diga más, ¿verdad? ¡Al contenedor verde!

Artilugios de cocina

Aquí cabe de todo: sartenes, cacerolas, exprimidores, cafeteras, cucharones, espumaderas. Todo lo que usas para cocinar.

Revísalos y mira a ver si están en buen estado, sino deshazte de ellos. 

Y si tienes varios repetidos, quizá es buen momento de decidir cuál te gusta más y deshacerte del que no usas.

Trapos de cocina, manteles, servilletas

Repite conmigo: "No necesito 20 trapos de cocina"

O hay una ecatombe mundial en tu casa o con que tengas entre 6 y 8 más que suficiente. 

Tampoco necesitas tantas servilletas, ni manteles. 

Revisa todo lo que tienes, deshazte de lo estropeado o que no uses y regala el resto. 


Bolsas

Que ocupan un espacio precioso en tus armarios o en tus cajones. 

No necesitas tener guardadas mil bolsas. Acaba con ellas, pero con cabeza, ¿por qué no las reuitilizas?

Por ejemplo, usa las de plástico para el cubo de la basura, las de cartón o papel para reciclar papel y las de la farmacia para las pilas, tapones de plástico o bombillas.

Y quédate sólo con aquellas que merezca la pena.

Creo que te haces una idea de la cantidad de cosas que puedes eliminar de tu cocina y que ocupan un espacio precioso dentro de tus armarios y cajones. 

TU TURNO: ¿Cuándo haces limpieza general? ¿Limpias y recolocas o Limpias, eliminas y organizas?

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.


guia organización

¿Deseas mejorar la organización de tu hogar?

Suscríbete ahora y te guiaré a través 5 sencillos pasos. ¡Ebook gratuito!

Entradas relacionadas

4 comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracia Lourdes! Un honor que me sigas.

      Un abrazo, Ana

      Eliminar
  2. Cuando hago limpieza general lleno al menos dos bolsas de basura! Tengo una cocina amplia pero con poco espacio de almacenaje en armarios, en ese sentido no soy de acumular vajillas y demás. Pero tengo una galería-tendedero donde sí que corro peligro de desbordamiento de vez en cuando... de ahí salen las dos bolsas de basura. Un saludo! Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AL final todas acumulamos a lo largo del año más de lo que necesitamos, sea donde sea.

      Lo ideal es identificar donde está nuestro punto débil y atacarlo directamente.

      Y por lo que veo Isa, tú tienes más que asimilado que el proceso de eliminación es esencial para tener más espacio. ¡Eso es genial!

      Un saludo de vuelta,

      Ana

      Eliminar

¡Me encantan tus comentarios! ♥Gracias por dejarlos♥