Organiza tu Ropa Interior en 4 Pasos

miércoles, 1 de marzo de 2017


Los cajones son esas zonas en las que todo se entremezcla, especialmente si los cajones son grandes y lo que metemos en ellos es de tamaño pequeño.

Cuando hablamos de cajones de ropa interior, se entremezclan calcetines con camisetas, con ropa interior, medias. Al final acaba todo hecho un follón.

Justo esta pregunta me la planteó Patricia en el grupo de Facebook dedicado a los Retos de Organización.
"Podéis guiarme en la mejor forma de doblar calcetines y calzoncillos? Ese cajón está siempre hecho un moñigo"
Los días, es más las horas, de los cajones enmarañados están contados.

Como siempre vamos a aplicar a nuestros cajones los 4 Pasos Básicos para Organizar Cualquier parte de la Casa.

1. Elimina lo Que te Sobra

Sé que soy muy pesada, pero siempre es el primer paso. 

En los cajones de ropa interior nos podemos encontrar calcetines desparejados, medias rotas, camisetas interiores que sólo sirven para trapos...¡a la basura con ellos!

O ropa interior en buen estado que ya no nos sirve o no nos gusta...demosle una segunda oportunidad. 

Y el resto que nos gusta, nos sirve y está en buen estado, tendremos que buscarle lugar.

Aunque no sin hacer antes una reflexión, ¿de verdad necesitas tantos calcetines, medias y conjuntos de ropa interior? 

Si la respuesta es no, cuando des alguna de estas prendas de baja, no las sustituyas y quédate con el número justo de estas prendas que necesites.

2. A Cada Cosa su Lugar

Si, todo tiene un lugar idóneo donde ser guardado.

Si hablamos de ropa interior, el mejor lugar es en la habitación donde normalmente nos mudemos de ropa. 

Y lo ideal es guardarlo en un cajón o en un estante bien doblada. 

Para que no acabe todo entremezclado, lo mejor es compartimentar el cajón o el estante, usando cajas del tamaño adecuado para alojar cada tipo de prenda.

Haz diferentes categorías según el tipo de prenda: Calcetines, medias y leotardos por un lado, parte de abajo de la ropa interior por otro, parte de arriba de ropa interior por otro y camisetas interiores por otro lado.

El secreto es que no les dejes rodar por el cajón o el estante. 

3. Guárdalos de forma que Veas todas las Prendas y que éstas te duren Más Tiempo en Mejor Estado

Te aseguro que guardar las prendas de una manera u otra puede suponer una gran diferencia.

Ya tienes tu estante o cajón compartimentado, ahora sólo tienes que guardar en cada caja las prendas.

La parte de abajo de la ropa interior, ya sea femenina o masculina, doblala de la forma en que normalmente lo hagas, pero no la pongas una encima de otra, sino una detrás de otra. 

Así a la hora de elegir, tiene todo a la vista, nada queda oculto e irás más rápido.

La parte de arriba de la ropa interior femenina, ¡prohibido doblarla de manera que le des la vuelta a una de las copas o retuerzas la parte del medio entre las copas!

Si lo haces así, te durará menos tiempo en perfecto estado porque lo estarás deformando.

Lo que debes hacer es atarlo como si lo llevaras puesto y tanto hombreras como la parte de la espalda meterlas dentro de las copas.

Y en la caja, pondríamos una prenda detrás de otra, siguiendo la filosofía del apilado vertical. Las copas de un sostén irían dentro de las copas del siguiente. 

Camisetas interiores, calcetines, leotardos y medias, seguiríamos la técnica de doblado del "rollito". 

Básicamente hay que enrollarlos, y apoyar sobre una de las espirales que se forman al hacer el rulo en la parte de la caja. 

Y como puedes imaginarte, pondríamos una media (calcetín o camiseta) detrás de la otra apilándolas verticalmente. 

Si se te ha ocurrido guardar un calcetín dentro de otro, dando de si la goma de uno de ellos, desecha esa ocurrencia.

Y sino, luego no te me quejes de que un calcetín te sujeta más que otro.

4. Adapta estos Pasos a tu Estilo de Vida

Cada persona y cada casa es un mundo.

Yo te doy las pautas generales y luego tienes que adaptarlas a tu situación personal y estilo de vida para que te funcionen.


TU TURNO: En los cursos de organización de armario que he impartido, al final cada persona aportaba un truco para guardar alguna de estas prendas sin deformarlos, ¿cuál es el tuyo? 

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Me encantan tus comentarios! ♥Gracias por dejarlos♥