Desorganización Crónica

Según el Instituto para la Desorganizacion Desafiante, en ingles ICD (Institute for Challenging Disorganization), la Desorganizacion Crónica es una situación en la que se encuentran inmersas personas que presentan grandes dificultades para organizarse durante un largo periodo de tiempo. 

Sobre todo se caracterizan por el acaparamiento de cantidades considerables de papeles, periódicos, ropa, entre otros artículos, mas allá de la necesidad o el gusto de tenerlos; y por la tremenda dificultad para despegarse de las posesiones.

Estas personas conviven constantemente con la desorganización ya sea en el hogar, en el espacio de trabajo o en ambos, lo que 
provoca efectos negativos tanto en su vida diaria, como en sus relaciones y terminan fracasando ante cualquier intento de mejorar con los métodos de orden convencionales. 

Causas más Comunes

- Malestar emocional, infelicidad, incomodidad o desconcierto con la vida actual.

- Mala administración del tiempo.

- Baja autoestima.

- Transiciones, mudanzas.

- Hábitos y estilo de vida inapropiados.

- Cuestiones de la propia vejez

- Etc.

Causas Físicas que pueden contribuir a generar Desorganización Crónica

- Tendencias adictivas.

- Depresión.

- Trastorno Obsesivo Compulsivo.

- ADD o AD/HD ( Trastorno por Déficit de Atención).

- Lesión Cerebral Traumatica.

- Enfermedades que involucran dolor crónico como: Fibromialgia, Artritis, Síndrome de Fatiga Crónica).

- Esclerosis Múltiple.

- Enfermedad de Alzheimer.

- Disfuncion Tiroidea.

Como se manifiesta

En el hogar


- Capacidad saturada en el almacenamiento de las cosas.

- No se hace uso de calendarios o planificadores de tareas.

- Estresante entorno en el hogar.

- Importantes documentos de cuentas del banco, escuela, estudios médicos, documentos en general desordenados y apilados al azar.

- Distracción en la realización de tareas habituales lo cual no permite completarlas, etc.

En el trabajo

- Sensación de perdida de tiempo.

- Proyectos sin concluir.

- Distracción y perdida de enfoque.

- Archivos extraviados (en papel o en computadora).

- Retraso o ausencia de reuniones.

- Incapacidad para encontrar cosas

- Plazos incumplidos.

- Dificultad para tomar decisiones

Hay muchas posibilidades para afrontar la Desorganización Crónica. 

Si la experimentas en tu vida, no dudes en consultar a una Organizadora Profesional especialista en el tema.

Te brindará orientación y apoyo desde la experiencia y te ayudara a implementar uno o varios sistemas que hagan mas fácil sostener la organización por tiempo prolongado, y reducir el estrés que el desorden te causa.
El desarrollo de buenas habilidades organizativas reduce considerablemente el estrés.
Es fundamental tomarlo como un compromiso, una inversión que implica dedicación, paciencia y voluntad para alcanzar la paz interior y el éxito, sabiendo que no se pueden logar resultados diferentes haciendo siempre las mismas cosas.

El cambio no ocurre de la noche a la mañana. Pero no te rindas… definitivamente ¡no es imposible ganarle la batalla a la desorganización!

TU TURNO: ¿Sabías qué era la Desorganización Crónica? Si necesitas ayuda o tienes dudas sobre cómo organizarte mejor, Carolina y yo estaremos encantadas de ayudarte.


Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.



* Artículo escrito por Carolina Montserrat

Organizando la Cocina: Limpia y Elimina

miércoles, 20 de julio de 2016


Dime que no soy la única loca que aprovecha para hacer limpieza general en casa en verano y Navidad.

No es que sea masoca, pero es que es cuando tengo más tiempo porque sólo trabajo por la mañana y las niñas se van a pasar unos días con los abuelos. Así que tengo las tardes para dedicarlas a estos menesteres.

Y para rizar más el rizo, he empezado por la cocina, ¿quién da más?

Pues aprovechando que para limpiar por dentro los armarios y cajones, hay que sacar todo lo que hay en su interior, hago un dos por uno y me dedico a ver de qué puedo deshacerme. 
Me sorprendo de la cantidad de cosas que podemos almacenar y que tenemos repetidas pero en diferente material o color. 

Fuentes y más fuentes

Y no me refiero a las fuentes de agua, que con este calor a más de una nos gustaría tener una en nuestra cocina para refrescarnos mientras cocinamos. 

Fuentes de horno de barro, de cristal, de metal, redondas, cuadradas, alargadas, ovaladas, más grandes, más pequeñas, las que hemos comprado, las que hemos heredado, las que nos venían con el paquete de gulas...

¿Cuántos tipos de fuentes existen? Pues seguro que tienes uno de cada tipo, por lo menos. 

¿No crees que va siendo hora de deshacerte de unas cuantas?

Ensaladeras, bandejas, y demás

Vale que cuando tengas visitas quieras sacar la ensalada en una ensaladera bonita y con unos cubiertos apropiados para servirla. 

Pero, ¿de verdad necesitas tener 4 ensaladeras distintas?

O tienes un casoplón al que poder invitar a gente como para una boda, y por tanto tienes espacio suficiente para guardar 4 ensaladeras más sus cubiertos, o yo creo que con que te quedes con un par es más que suficiente.

Una para el día a día y otra para ocasiones especiales.

Material infantil

Sé que da pena deshacerse de los biberones, tetinas, tarros, y demás artilugios que usaban tus hijos cuando eran más pequeños.

Pero si ya no los utilizas y no tienes pensado aumentar la familia, te recomiendo que te deshagas de ellos o se los des a alguien que pueda necesitarlos. 

Te aseguro que puedes llegar a liberar hasta un estante completo de tus armarios (lo acabo de vivir en carne propia).

Tienes una cocina, no una barra de bar

La pregunta del millón, ¿cuántas botellas de licor tienes guardadas? 

Vale, ¿y cuántas de ellas no has usado en tu vida? El tequila que te trajiste de México, el Pisco Sur de Perú, etc., etc. 

Igual hasta alguna ya se ha caducado y todo.

Hazte un favor, y las que no uses, ni vayas a usar, llévalas al contenedor verde.

Utiliza el espacio que has ganado como despensa de productos que si usas habitualmente. 

Tarros de cristal y para postres caseros

Puede ser que te guste hacer tomate casero o mermeladas o atún en aceite...

Si es el caso, pon los botes de cristal en una caja de cartón y guárdalos todos ahí.

No te olvides de etiquetar la caja para saber lo que hay en su interior y evitar volverte loca buscando los botes.

Y si es posible, baja la caja al trastero hasta que los vuelvas a necesitar. 

Si no tienes trastero, el ponerlos en una caja, hará que ocupen un espacio más definido.

Ahora el segundo caso...

Si no sueles embotar nada, ¿para qué quieres guardar tantos botes? 

No hace falta que te diga más, ¿verdad? ¡Al contenedor verde!

Artilugios de cocina

Aquí cabe de todo: sartenes, cacerolas, exprimidores, cafeteras, cucharones, espumaderas. Todo lo que usas para cocinar.

Revísalos y mira a ver si están en buen estado, sino deshazte de ellos. 

Y si tienes varios repetidos, quizá es buen momento de decidir cuál te gusta más y deshacerte del que no usas.

Trapos de cocina, manteles, servilletas

Repite conmigo: "No necesito 20 trapos de cocina"

O hay una ecatombe mundial en tu casa o con que tengas entre 6 y 8 más que suficiente. 

Tampoco necesitas tantas servilletas, ni manteles. 

Revisa todo lo que tienes, deshazte de lo estropeado o que no uses y regala el resto. 


Bolsas

Que ocupan un espacio precioso en tus armarios o en tus cajones. 

No necesitas tener guardadas mil bolsas. Acaba con ellas, pero con cabeza, ¿por qué no las reuitilizas?

Por ejemplo, usa las de plástico para el cubo de la basura, las de cartón o papel para reciclar papel y las de la farmacia para las pilas, tapones de plástico o bombillas.

Y quédate sólo con aquellas que merezca la pena.

Creo que te haces una idea de la cantidad de cosas que puedes eliminar de tu cocina y que ocupan un espacio precioso dentro de tus armarios y cajones. 

TU TURNO: ¿Cuándo haces limpieza general? ¿Limpias y recolocas o Limpias, eliminas y organizas?

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.


Limpieza y Organización, el Complemento Perfecto

miércoles, 13 de julio de 2016


Hace unos días L. me contactó para consultarme si debía contratar a alguien de limpieza para ella dedicarse a la organización de su hogar.


Tranquila, no te asustes que no voy a darte un sermón acerca de si debes o no contratar a alguien de limpieza para tu hogar. 

Pero sí quiero hacerte reflexionar acerca de lo relacionadas que están la limpieza y la organización del hogar. 

1. Antes de Limpiar, despeja las Superficies 

Antes de empezar a limpiar, me da igual si es limpieza diaria o en profundidad, lo aconsejable es dejar la superficie o el espacio al que te vas a dedicar lo más despejado posible para poder avanzar más rápido y por tanto ser más eficaz y productiva la limpieza. 

No tiene sentido pasar el aspirador con el suelo lleno de juguetes. Vas a tardar la vida si vas retirando cada juguete para pasar el aspirador y luego lo dejas exactamente donde estaba.

Lo que tiene más sentido es recoger todos los juguetes y luego pasar el aspirador. 

Además de ir más rápida, tus riñones te lo agradecerán al tenerte que agachar muchas menos veces. 

Y por favor, no me digas que eres de las que quitan el polvo o pasan la bayeta sólo a la parte de la superficie que no está ocupada por nada. El polvo también se cuela por debajo de los maceteros.

2. Dos por uno: limpieza y eliminación

Estoy segura que mientras despejas las mesas, vas a encontrar un montón de cosas que para ti no tienen sentido conservar. Ni a la vista, ni guardadas en un cajón. 

¿Qué me dices de esos regalos de boda que nunca te gustaron? ¿O de las cartas del banco que forman una montaña en el aparador de la entrada? ¿O de los desmontables que salen en los huevos Kinder?

¡Es el momento perfecto de deshacerte de ellos! 

Como ves el proceso de eliminación, lo puedes aplicar en cualquier momento del día. 

3. No vale traspasar el desorden de un sitio a otro

Cuando hablo de despejar las superficies, quiero decir guardar lo que hay encima de ellas en el cajón, cesto o armario donde deberían estar.

No pases los dibujos de los peques de una mesa a otra. Pon fin a ese desorden. Conserva los que más te gusten o tengan un significado especial y guárdalos en su anuario para enseñárselos cuando sean más mayores. 

Y el resto, con gran dolor de corazón (o no), el mejor sitio que puedes encontrarles es en el contenedor azul del papel. 
Limpieza y organización van de la mano y se complementan.
TU TURNO:  Si a ti también te está rondando la cabeza algún tema relativo a la organización de tu hogar, no dudes en contactar conmigo a través de alrededordeana@gmail.com o las redes sociales.

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.