evitar que la comida se te caduque

Estoy convencida que odias tirar comida porque se te ha caducado o se te ha puesto mala tanto como yo.

A mi me pasó el otro día con unos yogures naturales ecológicos que se caducan antes de lo normal, y que misteriosamente estaban en el fondo de la nevera. 

Y digo misteriosamente, porque soy bastante cuidadosa a la hora de colocar la comida en la despensa o en el frigo para tener siempre delante lo que se caduca primero.
Fallos los tiene cualquiera, pero no puede ser la norma. 
Y para que no vuelvas a tener que tirar comida a la basura porque se te haya caducado o se te haya puesto mala, te propongo seguir estos pasos:

1. Prevenir antes que Curar

Evidentemente si compras cantidades ingentes de comida cada semana, va a ser muy difícil que algo no se te ponga malo.

Así que lo primero que tienes que hacer es comprar con cabeza.

Prepara un menú semanal y haz tu compra en base a lo que vas a consumir esa semana. 

Así no solo no comprarás más de lo que necesitas, sino que ahorrarás dinero doblemente porque no comprarás más de lo necesario y no tendrás que tirar comida porque se te haya puesto mala. 

Esta plantilla de Menú Semanal y Lista de la Compra te ayudará a superar este punto con éxito.

2. Pon Orden a la Hora de Recoger la Compra

Se suele decir que lo que no se ve, no existe.

Y eso es una verdad como un templo, cuando hablamos de comida almacenada en la despensa o en el frigorífico.

Cuando recojas la compra, pon los productos perecederos que acabas de comprar al fondo y los que antes se pasan al frente.

Ésto debes hacerlo tanto para el frigorífico como para la despensa. 

Puede que tú sepas que es lo que se caduca primero, pero el resto de la familia no tiene por qué saberlo.

Así que pónselo fácil, para que consuman primero lo que antes se caduca.

Lo harán sin pensar y tú te evitarás el malhumor de tener que tirar comida a la basura.

3. Cocina lo necesario y si te pasas, ¡Congela!

Calcular cantidades a la hora de cocinar es bastante complicado, muchas veces no llegas y otras te pasas.

Y al final la experiencia te dice que más vale que sobre que no que falte y que los comensales se queden con hambre. 

O puede que ya hagas más cantidad a propósito porque así cocinas una vez, pero tienes comida para 2 semanas. 

Al fin y al cabo, tienes comida sobrante que tienes que guardar y estoy segura de que no te apetece nada que se te ponga mala y tener que tirarla.

Si la dejas en el frigo, esta comida tiene muchas papeletas de ir a la basura porque no te acuerdes de que está ahí.

Así que lo mejor en estos casos es congelarla. 

Te durará mucho más tiempo y te puede sacar de más de un apuro.

4. Congela con Cabeza

Cuando tengas que congelar comida, hazlo de manera que no guardes cantidades muy grandes de comida. 
Es mejor congelar 2 raciones para 2 personas que no 1 ración para 4.
Si congelas una ración para cuatro personas, y al final sólo sois 2 para comer, esa comida que te sobra corre un serio peligro de acabar en la basura. 

Y recuerda que no es recomendable, congelar comida que has descongelado previamente.

Además de porque tienes un mejor control sobre las cantidades a descongelar, el espacio que necesitarás en el congelador normalmente es menor aunque parezca lo contrario.

Para raciones grandes, necesitarás tuppers enormes que te ocuparán prácticamente medio cajón del congelador. 

Para raciones pequeñas, puedes usar tuppers más pequeños o bien bolsas de congelación que ocupan mucho menos espacio.

El congelador tiene una capacidad limitada, así que cuanto más espacio aproveches mejor.

Intenta además seguir la regla de cuando algo entra, algo tiene que salir. 

5. Etiqueta lo que Congeles 

Sip, es muy fácil que cuando algo se congela y quieres sacarlo, no distingas bien lo que un determinado tupper o bolsa de congelación contiene en su interior.

Así que lo mejor, es antes de meterlo al congelador, etiquetar el tupper o la bolsa con lo que contiene, el número de raciones y la fecha en la que lo has guardado.

Y de nuevo, lo que tenga una fecha más antigua ponlo a la vista lo primero para descongelarlo antes. 

Te aseguro que poniendo en práctica estos 5 consejos, reducirás prácticamente a cero la comida que tengas que tirar.

TU TURNO: ¿Qué es lo que se te suele caducar antes? ¿Qué sueles hacer con la comida sobrante?

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.



3 Consejos para Ahorrar en la Vuelta al Cole

miércoles, 21 de septiembre de 2016


La Vuelta al Cole significa muchas cosas: vuelta a las rutinas, fin de las vacaciones, empiezan las clases, compra de material y uniformes para el nuevo curso escolar...

Y si ya nuestra cartera se ha quedado temblando después de las vacaciones, nos espera una "Cuesta de Septiembre" muy pronunciada con todo lo que tenemos que comprar para volver de nuevo a la rutina del día a día.

Y no sólo me refiero a gastar dinero en lo que necesitan los peques para sus clases ordinarias y extraescolares, que ya es bastante. 

Sino también a lo que necesitamos gastarnos para que nuestras neveras y despensas vuelvan a estar llenas y no dar pena cada vez que las abrimos. 

Pero si te organizas bien, serás capaz de ahorrar unos cuantos euros con tu Lista de la Compra. 

1. Elabora un Menú Semanal o Mensual

Primero mira lo que tienes en tu despensa, frigo y congelador y elabora el menú teniendo en cuenta lo que ya tienes.

Así evitarás comprar algo que no necesitas.

No te olvides que sea un menú sano y equilibrado y que contemple las raciones de fruta, verdura, legumbres, pescado, etc. recomendadas.

Ya que nos ponemos a pensarlo, lo hacemos bien.

Si tus hijos comen en el cole, echa un vistazo a lo que ellos van a comer para poner lo mismo en casa y que los pobres no cenen lo mismo que coman. 

Yo utilizo esta plantilla para confeccionar mis menús semanales. 

2. Compra sólo lo que Necesites

Haber hecho el menú semanal, te ayudará a saber lo que necesitas para poder elaborarlo.

Si ya has verificado que en casa no tienes algún ingrediente, toca apuntarlo en la Lista de la Compra.

Pero no sólo de comida vive la Lista de la Compra, también necesitas productos de limpieza, de aseo personal, etc.

He aquí el quid de la cuestión, ¿cuántos desodorantes necesitas acumular? 

Creo que con el que usas y uno de repuesto, es más que suficiente.  

Repite conmigo: "no necesito almacenar 4 desodorantes de cada clase"

A veces los supermercados lanzan promociones que nos invitan a comprar más de lo que necesitamos. 

No caigas en ellas a no ser que de verdad necesites comprar 3 unidades del mismo producto. 

Una vez que ésto lo tengas claro, comprarás con más cabeza y no gastarás más de lo que debes en cosas innecesarias. 

3. Establece un Presupuesto Semanal para tu Lista de la Compra 

Si, puedes hacerlo. 

Sólo necesitas saber cuánto te gastaste en las 3 últimas listas de la compra y sacar la media de gasto.

Ése será el presupuesto que deberás asignar a tu lista de la compra semanal, no más. 

Guarda ese dinero en metálico en un monedero, junto con los cupones descuento y tarjeta de tu supermercado habitual.

Cuando vayas al supermecado, ve sólo con el monedero que has preparado, así te ajustarás al dinero que tienes y no gastarás más. 

No lleves tarjeta de crédito o débito o al final si te pasas de tu presupuesto asignado, la usarás. 

Con estos 3 sencillos consejos, conseguirás ahorrar cuando vayas al Supermercado y tu Vuelta al Cole no se te hará tan cuesta arriba.

Pero los consejos que te doy también los puedes aplicar para otro tipo de compras: ropa, zapatos, complementos, juguetes... 
El secreto está en saber lo que tienes, apuntar en una Lista lo que necesitas comprar, ceñirte a esa Lista y elaborar un presupuesto para esa compra. 
Pero tampoco es que hayamos venido a este mundo a sufrir.

Así que de vez en cuando, podrás darte algún capricho porque si has sido buena, habrás conseguido ahorrar dinero semana tras semana.

TU TURNO: ¿Qué otras técnicas usas para ahorrar en la Vuelta al Cole?  Cuéntanoslo y así todas podremos ahorar para darnos un capricho estas Navidades.

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!

Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.


Pasa del Caos al Orden en tu Hogar en 21 Días

viernes, 16 de septiembre de 2016

Curso Básico Organización: 21 Días hacia una Vida más Ordenada

¿21 días? ¡Imposible! 

Si llevo años intentado poner orden en casa y no lo he conseguido, ¿cómo voy a hacerlo en 21 días?

Quizá no has dado los pasos adecuados, o te has rendido demasiado pronto.
21 días es lo que necesitas para convertir una tarea en un hábito. 
Y que algo se convierta en hábito, significa que no te cuesta hacerlo, que lo haces por inercia, sin pensar, te sale sólo.

Así que manos a la obra, vamos a definir una serie de tareas a mantener durante 21 días (y más allá) para empezar a poner orden en tu casa.

Estas tareas van a ir enfocadas a controlar el Orden Visible de tu Hogar, aquel que se ve al entrar en casa y que no está escondido tras un armario, un cajón o un baúl.

Ese tipo de Orden, ya lo trabajaremos, cuando el Orden Visible en tu Hogar esté bajo control. 

¿Por qué necesitas definir unas Rutinas?

Aunque la palabra rutina tiene connotaciones, a priori, negativas, el ser humano las necesita como el comer.

Ya desde que somos bebés, necesitamos definir unas rutinas, eso nos ayuda a saber qué viene después y tener cierto control en nuestra vida.

Cuando una rutina se altera, a los niños suele provocarles frustración porque no saben a qué atenerse, no saben cómo actuar.

Lo mismo pasa cuando somos mayores, necesitamos tener cierto control sobre nuestros actos y ésto se consigue estableciendo unas rutinas.

Las rutinas consiguen que tengamos esa tarea interiorizada, y por tanto sabemos que después de A, tengo que hacer B, y luego C.

No nos cuesta hacerlas, y no tenemos que pensar. 

Así también le damos un respiro a nuestro cerebro, que bastante ocupado está durante todo el día. 

¿Cómo Establecer unas Rutinas que te Ayuden a poner en Orden tu Hogar?

Ahora que ya te has convencido de que las Rutinas son buenas, vamos a ver cómo pueden ayudarte en la Organización de tu Hogar.

El Orden en tu Hogar no se consigue de la noche a la mañana, necesita tiempo y saber identificar lo que lo altera.

Precisamente, eso que lo altera es lo que necesitas atajar cuanto antes, y darle una solución.

Y esa solución convertirla en Rutina en tu día a día, para conseguir que tu hogar esté ordenado las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

1.  Ve poco a poco

Cada semana ponte como reto hacer una tarea que te ayude en la organización de tu hogar. 

Empieza por las tareas sencillas, y una vez que la hayas convertido en rutina, ve a por la siguiente. 

Poco a poco ve subiendo el nivel, desde lo que menos te cuesta a lo que más tiempo y esfuerzo te va a llevar. 

2. Comprometete contigo misma

Evidentemente, si no te comprometes a poner en orden en tu hogar desde ya, no hay nada que hacer.

Porque el camino no va a ser fácil, te va a llevar esfuerzo y tiempo. 

Es como el que quiere ponerse a dieta, y siempre encuentra excusas para no encontrar el día perfecto para empezar. 

Si no hay compromiso, no hay éxito.

3. Encuentra tu por qué 

Todos tenemos una razón poderosa para cambiar una situación en nuestra vida con la que no estamos a gusto.

Busca cuál es la tuya para querer poner en orden tu hogar.
Tu razón poderosa te ayudará en los momentos que tu fuerza de voluntad flaquee.
4. Mantén cada una de las Tareas durante 21 días y más allá

Bien, si te comprometes por la causa del Orden en tu Hogar, entonces cada una de las tareas que debes hacer para poder organizarlo, debes mantenerlas durante 21 días.

Ese es el tiempo clave para que esa tarea pase a ser una Rutina o un Hábito.

Y una vez que lo veas como una Rutina lo harás día tras día, como algo normal en tu vida. 
Si consigues convertir en Rutinas, aquellas tareas que necesitas par tener organizado tu hogar desde que te levantas hasta que te acuestas, habrás conseguido poner en Orden tu Hogar.
Efectos Positivos de tener un Hogar Organizado  

Ya hemos hablado de los Efectos Negativos del Desorden en tu Hogar. 

Toca poner la nota de color, ver los Efectos Positivos que tiene un Hogar Organizado.

1. En tu Día a Día

Haciendo un poquito cada día, consigues que tu Hogar esté en Orden.

No te requiere ni mucho esfuerzo, ni mucho tiempo mantenerlo así. 

Tu hogar se ve limpio, ordenado y transmite paz.

No necesitas hacer maratones de orden durante el fin de semana, que te ponen de malhumor.

Y el tiempo que te sobra durante la semana y el fin de semana, lo dedicas a lo que más te apetece: tu familia, tus amigos, tus hobbies...

2. En tu Salud y Estado Anímico

Estado de ánimo y salud, están íntimamente relacionados. 

Si tu hogar está continuamente desordenado, esto te causa malestar, estrés, malhumor constante, que al final revierte en tu salud negativamente.

Por el contrario, si lo ves ordenado y te transmite paz, estarás más calmado, más feliz y con más energía para hacer más cosas. 

3. Tu familia se contagia

Se van a contagiar de lo bueno y de lo malo.

Si ellos ven que al llegar a casa, siempre haces una determinada tarea, ellos asumirán que eso es lo que deben hacer.

Lo verán como normal, y también lo asumirán como una rutina.

¡Voilá! Con tus rutinas, estás consiguiendo sin esfuerzo, sin malhumor y sin gritos que te ayuden a ordenar. 

Tú estarás de buen humor, y los que te rodean también porque habrá buen rollo en casa. 

¿Cómo te sientes sólo con imaginar que ésto pueda ser así?

No pierdas más Tiempo y Empieza desde hoy mismo a Tomar el Control de tu Hogar 

Yo confío en tí.

Sé que estás comprometida con la causa y que vas a conseguirlo. 

Porque los beneficios que va a tener en tu vida tener un Hogar Organizado todos los días y horas del año, merece el esfuerzo. 

Y juntas vamos a definir todas las Rutinas que necesitas aplicar en tu Día a Día para conseguir tener un Hogar Feliz. 

Estas Rutinas te llevarán del estrés y malhumor que te causa el Desorden en tu Hogar, a la calma y la Felicidad tuya y de los que te rodean.

Un sistema además que no sólo te cargará a tí con el peso del Orden en tu Hogar, sino que contagiará a tu Familia que te ayudará sin darse cuenta, y sin gritos. 

De verdad que es posible, si yo lo he conseguido tú también puedes hacerlo. 

Y lo experimentarás en propias carnes después de superar con éxito el Curso
 Básico de Organización: 21 Días hacia una Vida más Organizada

Además, para ayudarte a que lo superes con éxito, tendrás acceso al Grupo Privado de Facebook con el mismo nombre del curso, en el que yo y tus compañeras te animaremos a seguir con tu misión.

¿Te lo vas a perder?

Apúntate al Curso Básico de Organización: 21 Días hacia una Vida más Organizada y cuando lo hagas compártelo para que más personas puedan beneficiarse de tener un Hogar Organizado y Feliz.

Si te ha gustado el post de hoy, sería genial que lo compartieras en tus redes sociales!


Y ya sabes que si no te quieres perder nada de Alrededor de Ana, puedes recibir mis entradas en tu mail suscribiendote al blog. Sólo tienes que pinchar en la imagen de abajo.